Texto: España

Segundo libro de Samuel

   6,1: David reunió nuevamente a los mozos israelitas, treinta mil hombres. 6,2: Con todo su ejército emprendió la marcha a Baalá de Judá, para trasladar de allí el arca de Dios, que lleva la inscripción: Señor Todopoderoso, entronizado sobre querubines. 6,3: Pusieron el arca de Dios en un carro nuevo 6,4: y la sacaron de casa de Abinadab, en Guibeá.
   Uzá y Ajió, hijos de Abinadab, guiaban el carro con el arca de Dios; Ajió marchaba delante del arca.
6,5: David y los israelitas iban danzando ante el Señor con todo entusiasmo, cantando al son de cítaras y arpas, panderos, sonajas y platillos.
 
6,6: Cuando llegaron a la era de Nacón, los bueyes tropezaron y Uzá alargó la mano al arca de Dios para sujetarla. 6,7: El Señor se encolerizó contra Uzá por su atrevimiento, lo hirió y murió allí mismo, junto al arca de Dios.
 
6,8: David se enfadó porque el Señor había arremetido contra Uzá, y puso a aquel sitio el nombre de Peres Uzá, y así se llama ahora.
 
6,9: Aquel día David temió al Señor, y dijo:
   —¿Cómo va a venir a mi casa el arca del Señor?
 
6,10: Y no quiso llevar a su casa, a la Ciudad de David, el arca del Señor, sino que la trasladó a casa de Obededom, el de Gat.
 
6,11: El arca del Señor estuvo tres meses en casa de Obededom, el de Gat, y el Señor bendijo a Obededom y su familia. 6,12: Informaron a David:
   —El Señor ha bendecido a la familia de Obededom y toda su hacienda en atención al arca de Dios.
   Entonces fue David y llevó el arca de Dios desde la casa de Obededom a la Ciudad de David, haciendo fiesta.
6,13: Cuando los portadores del arca del Señor avanzaron seis pasos, sacrificó un toro y un ternero cebado. 6,14: E iba danzando ante el Señor con todo entusiasmo, vestido sólo con un roquete de lino. 6,15: Así iban David y los israelitas llevando el arca del Señor entre vítores y al sonido de las trompetas.
 
6,16: Cuando el arca del Señor entraba en la Ciudad de David, Mical, hija de Saúl, estaba mirando por la ventana, y al ver al rey David haciendo piruetas y cabriolas delante del Señor lo despreció en su interior.
 
6,17: Metieron el arca del Señor y la instalaron en su sitio, en el centro de la tienda que David le había preparado. David ofreció holocaustos y sacrificios de comunión al Señor, 6,18: y cuando terminó de ofrecerlos, bendijo al pueblo en el nombre del Señor Todopoderoso; 6,19: luego repartió a todos, hombres y mujeres de la multitud israelita, un bollo de pan, una tajada de carne y un pastel de pasas de uvas a cada uno. Después se marcharon todos, cada cual a su casa.
 
6,20: David se volvió para bendecir a su casa, y Mical, hija de Saúl, salió a su encuentro y dijo:
   —¡Cómo se ha lucido el rey de Israel, desnudándose a la vista de las criadas de sus ministros, como lo haría un bufón cualquiera!
 
6,21: David le respondió:
   —Ante el Señor, que me eligió en lugar de tu padre y de toda tu familia para constituirme jefe de su pueblo, yo bailaré
6,22: y me humillaré todavía más; si a ti te parece despreciable ante las criadas que dices, ante ésas ganaré prestigio.
 
6,23: Y Mical, hija de Saúl, no tuvo hijos en toda su vida.

 

Volver

© Ediciones Mensajero S.A.U.