Texto: España

Ezequiel

   40,: Un palmo medían las repisas que había empotradas en las paredes. 40,: En ellas se ponían las herramientas utilizadas para degollar las víctimas de los holocaustos y del sacrificio. 40,: Las cuatro mesas para las víctimas de los holocaustos estaban construidas con sillares. Medían setenta y cinco centímetros de largo por setenta y cinco de ancho y cincuenta de alto. 40,: La carne de las ofrendas se ponía en las mesas.
 
40,1: El año veinticinco de nuestra deportación, el diez del mes, día de año nuevo, el año catorce de la caída de la ciudad, ese mismo día vino sobre mí la mano del Señor, 40,2: y el Señor me llevó en éxtasis a la tierra de Israel, dejándome en un monte muy alto, en cuya cima se erguía una mole con traza de fortaleza. 40,3: Me llevó allá y vi junto a la puerta un hombre que parecía de bronce: tenía en la mano un cordel de lino y una caña de medir.
 
40,4: Este hombre me dijo:
   —Hijo de Adán, mira y escucha atentamente, fíjate bien en lo que voy a enseñarte, porque has sido traído aquí para que yo te lo enseñe. Anuncia a la Casa de Israel todo lo que veas.
 
40,5: Una muralla ceñía todo el perímetro del templo. La caña de medir que el hombre llevaba en la mano era de seis codos –codo mayor, de a codo y palmo–. La muralla medía tres metros de espesor por tres metros de alto.
 
40,6: Entró por la puerta oriental: subió los peldaños y se puso a medir. 40,7: El umbral de la puerta medía tres metros de fondo; las garitas, tres metros de largo por tres de ancho; 40,8: los entrepaños, dos metros y medio; el umbral interior de la puerta contigua al vestíbulo, tres metros. 40,9: El vestíbulo de la puerta medía cuatro metros; las jambas, un metro; el vestíbulo estaba al fondo.
 
40,10: La puerta oriental tenía tres garitas a cada lado, todas de las mismas dimensiones. Las pilastras de ambos lados tenían también las mismas dimensiones. El vano de la puerta tenía cinco metros de luz. 40,11: El pasillo de la puerta medía metro y medio de ancho. 40,12: Las garitas tenían en su embocadura un pretil de medio metro. 40,13: Las garitas medían tres metros de lado.
   Sección transversal de la puerta, desde el arranque del techo de una garita hasta el remate del techo de la de enfrente, doce metros y medio.
40,14: Los vanos de las garitas caían frente a frente. El vestíbulo medía diez metros y comunicaba con el atrio.
 
40,15: Sección longitudinal de la puerta, desde la fachada de la entrada hasta el testero del vestíbulo interno, veinticinco metros. 40,16: Las garitas de dentro de la puerta tenían troneras. También el vestíbulo tenía troneras. Las jambas del vestíbulo estaban ornamentadas con palmas.
 
40,17: Luego me llevó al atrio exterior, en el que había treinta habitaciones. Una acera bordeaba todo el atrio. 40,18: La acera arrancaba de las puertas y su anchura correspondía a la longitud de éstas. 40,19: Es la acera inferior. El atrio, desde el testero de la puerta exterior hasta la fachada de la puerta interior, medía cincuenta metros.
 
40,20: Midió también la puerta septentrional del atrio exterior a lo largo y a lo ancho. 40,21: Tenía las mismas dimensiones que la puerta anterior: veinticinco metros de largo por doce metros y medio de ancho, con sus tres garitas a cada lado, sus pilastras y su vestíbulo. 40,22: Las troneras del vestíbulo y las palmas ornamentales tenían las mismas dimensiones que las de la puerta oriental. Tenía una escalinata de siete peldaños. El vestíbulo estaba al fondo. 40,23: Por el norte, lo mismo que por el este, la puerta del atrio interior caía frente a la puerta del atrio exterior. Entre puerta y puerta había una distancia de cincuenta metros.
 
40,24: Me condujo hacia el sur. Allí vi la puerta meridional. Sus pilastras y su vestíbulo medían lo mismo que los de las demás puertas. 40,25: Las garitas y el vestíbulo de la puerta tenían troneras, iguales a las de las demás puertas. La puerta medía veinticinco metros de largo por doce metros y medio de ancho. 40,26: Tenía una escalinata de siete peldaños. El vestíbulo estaba al fondo. 40,27: Las jambas del vestíbulo estaban ornamentadas con palmas. El atrio interior tenía también una puerta mirando al sur. Entre puerta y puerta había una distancia de cincuenta metros.
 
40,28: Por la puerta sur me llevó al atrio interior. Esta puerta medía lo mismo que las demás. 40,29: Sus garitas, sus pilastras y su vestíbulo medían lo mismo que los de las demás puertas. 40,30: La puerta y su vestíbulo tenían troneras. La puerta medía veinticinco metros por doce metros y medio. 40,31: El vestíbulo comunicaba con el atrio exterior. Sus jambas estaban ornamentadas con palmas. Tenía una escalinata de ocho peldaños.
 
40,32: Me llevó al atrio interior en dirección este. Esta puerta medía lo mismo que las demás. 40,33: Sus garitas, sus pilastras y su vestíbulo medían lo mismo que los de las demás puertas. La puerta y su vestíbulo tenían troneras. La puerta medía veinticinco metros por doce metros y medio. 40,34: El vestíbulo comunicaba con el atrio exterior. Sus jambas estaban ornamentadas con palmas. Tenía una escalinata de ocho peldaños.
 
40,35: Me llevó a la puerta septentrional, que medía lo mismo que las demás. 40,36: Sus garitas, sus pilastras y su vestíbulo tenían troneras. La puerta medía veinticinco metros por doce metros y medio. 40,37: El vestíbulo comunicaba con el atrio exterior. Sus jambas estaban ornamentadas con palmas. Tenía una escalinata de ocho peldaños. 40,38: Había un cuarto que comunicaba con el vestíbulo de la puerta. Era el lavadero de las víctimas de los holocaustos. 40,39: A cada lado del vestíbulo de la puerta había dos mesas destinadas a degolladero de las víctimas de los holocaustos y de los sacrificios expiatorios y penitenciales.
 
40,40: Fuera del vestíbulo, a cada flanco de la entrada de la puerta septentrional, había dos mesas. 40,41: Cuatro mesas había dentro de la puerta y otras cuatro fuera. Eran ocho en total las mesas destinadas a degolladero. 40,42: Las cuatro mesas para las víctimas de los holocaustos estaban construidas con sillares. Medían setenta y cinco centímetros de largo por setenta y cinco de ancho y cincuenta de alto. En ellas se ponían las herramientas utilizadas para degollar las víctimas de los holocaustos y del sacrificio. 40,43: Un palmo medían las repisas que había empotradas en las paredes. La carne de las ofrendas se ponía en las mesas. 40,44: Me condujo al atrio interior, donde había dos habitaciones: una al flanco de la puerta septentrional, mirando al sur, y otra al flanco de la puerta oriental, mirando al norte. 40,45: Y me dijo:
   —Esta habitación orientada al sur es para los sacerdotes que atienden al servicio del templo;
40,46: y la habitación orientada al norte es para los sacerdotes que atienden al servicio del altar, es decir, los sadoquitas, escogidos entre los levitas para servir al Señor.

 
40,47: El atrio central era un cuadrado de cincuenta metros de lado. El altar estaba situado enfrente del templo.
 
40,48: Me llevó al vestíbulo del templo. Las jambas medían dos metros y medio. La entrada tenía siete metros de luz. Los flancos de la puerta medían metro y medio. 40,49: El vestíbulo medía diez metros de ancho por seis de fondo. Tenía una escalinata de diez peldaños. Junto a las jambas había sendas columnas.

 

Volver

© Ediciones Mensajero S.A.U.